VENEZUELA: DEFENSA Y PROFUNDIZACIÓN

narciso isa conde002

Por Narciso Isa Conde

La victoria de Nicolás Maduro, el PSUV y el Polo Patriótico, aun por un escaso margen de menos del 2%, es un hecho de mucha importancia para la continuidad del proceso bolivariano en Venezuela y en nuestra América.

 Sin embargo, no se debe obviar que tan cerrados resultados -pese a ser a todas luces limpios e incontrovertibles- están siendo usados por EEUU y la extrema derecha “caprilista” para relanzar su viejo plan desestabilizador en dirección a desgastar completamente el régimen bolivariano y fomentar la ingobernabilidad que facilite nuevas modalidades de agresión imperialista.

Urge en lo inmediato –y esto viene haciéndose con cierta eficacia- derrotar esta primera oleada sediciosa post-electoral, desplegando una ofensiva popular interna y una multifacética solidaridad internacional que la denuncie, contenga y aísle…  hasta obligarla a retroceder.

Pero al mismo tiempo  -dada la sensible baja del caudal electoral del polo bolivariano- es imprescindible la profundización y renovación de ese proceso revolucionario en dirección a la socialización acelerada y al fortalecimiento del poder popular. Así incluso lo previó el comandante Chávez al anunciar el II PLAN SOCIALISTA, débilmente enarbolado en la campaña recién concluida y pendiente de ejecución.

 La superación de las relaciones y dinámicas capitalistas, del rentismo petrolero “per se”,  de las deformaciones burocráticas, la corrupción, el dispendio de recursos y las ineficiencias en la gestión pública… ( que son causas de insatisfacciones y descontentos a nivel popular y le sirven de sustento y alimento político a las derechas), es la ruta obligada y expedita para recuperar fuerza en el pueblo y revitalizar el proceso bolivariano.

Lo acontecido es una señal inequívoca e imperiosa necesidad de poner en marcha el “golpe de timón” hacia la socialización en grande;  lo que implica reducir sensiblemente las bases económicas y las súper-estructuras bajo control capitalista, y atacar las fuentes de las diversas distorsiones económicas y culturales: especulación, inflación, desabastecimiento, dispendio, consumismo, dependencia alimentaria, alienación y freno al desarrollo productivo.

 En fin, para en lo inmediato cerrarle el paso -y cada vez que intente rebrotar- a la desestabilización programada, se requiere mucha creatividad y firmeza; procurando evadir provocaciones, contrarrestar la tentación a represiones militares-policiales que exacerben los choques y apelar sobre todo a las grandes demostraciones civiles e innovar en las iniciativas de disuasión, exhibiendo la fuerza del socialismo bolivariano en las bases de la sociedad y en la Fuerzas Armadas…

 Mientras que para contener y revertir el desgaste evidenciado, se precisa atacar y superar estratégicamente las causas estructurales junto a los errores  que lo nutren, radicalizando progresivamente  el proceso hacia la revolución y el socialismo en Venezuela… y más allá.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.