McKando el “oro de Moscú”

 narciso isa conde002

Por Narciso Isa Conde

A lo McCarthy, inspirado en la doctrina anticomunista de la llamada “guerra fría” que tantos/as revolucionaria/as asesinó.

McKando las izquierdas como McCarthy, esta vez a propósito del famoso “oro de Moscú”; sin que ninguna culpa tuviera su padre-profesor, ni su madre maestra, de aquel mal aprovechamiento de ese oro por él maldecido, que convirtiera a mas de mil becarios dominicanos (enviados por el PCD) en profesionales de calidad, incluidos/as muchos/as graduados/as en carreras y especialidades no impartidas en el país.

 

Una pepita de otro oro lo inspiró a entrar a su pedantesco “bulevar de la vida”(*), muy diferente al oro aquel que convirtió a Orlando Martínez en un súper millonario asesinado por mentir y a mi en un opulento defensor de la corrupción, la explotación, el crimen de Estado y el saqueo de las corporaciones transnacionales.

 

De paso, Lourdes y nuestros tres alegres tigres, pasaron a amasar fortunas, como parte del rojo boato del bloque comunista, que nada tiene que ver con los verdes que acompañan las sonrisas en los paseos por ciertos bulevares. Y, de refilón, la abundancia pecediana nos posibilitó tejer con hilos de oro las blusitas de lujo de Isabella, Camila, Mía, Zoe y el pantalón dominguero de Narciso Isaac, linda descendencia de aquellos tres.

 

Por muchos años fluyó a raudales por estas tierras ese maldito “oro de Moscú”, al extremo de transformar al PCD y sus continuadores (desde Fuerza de la Revolución-FR y el Movimiento Caamañista-MC) en grandes compañías por acciones y a sus miembros/as en multimillonarios/as a lo Leonel Fernández, Félix Bautista, Díaz Rúa y sus antecesores balagueristas y perredeísta.

 

El malvado “oro de Moscú” se ocupó de enriquecer a las familias campesinas que exigieron la aplicación de las agrarias y de paso habría que culparlo -o mckarlo- por la conjura contra Orlando y los asesinatos de Mr. Beca y Mamá Tingo.

 

Tan perniciosas resultaron sus puntuales llegadas mensuales, que rápidamente se convirtieron en la causa principal de la mucha sangre comunista derramada, de las torturas, las cárceles y los exilios sufridos…  mientras no faltaban los desfasados que se lo atribuían a la Agencia Central de Inteligencia-CIA y su USAID, sin que está pudiera defenderse de tal calumnia.

 

Porque en verdad ese oro moscovita fluyó tan arrolladoramente, que esa y otras agencias de inteligencia gringas y pro-gringas fueron desbordadas al extremo de impedirle investigar y denunciar las voluminosas partidas mensuales recibidas por el PCD.

 

No pudieron hacerlo -ni antes ni después del colapso del llamado “socialismo real”- quizás porque esa organización subversiva desestabilizó sus cerebros parcialmente congelados cuando tempranamente criticó el estalinismo y el pro-sovietismo, proclamó su independencia en el documento autocrítico de 1965, condenó la intervención soviética en Checoslovaquia y respaldó la “primavera de Praga, no firmó el documento de la Conferencia Internacional de PC en 1969, decidió emplear todos las formas de lucha (incluida la criminalizada vía armada), participó en los combates en Nicaragua y El Salvador, asumió una propuesta socialista-comunista profundamente democrática y participativa, y sostuvo una posición propia, bien fundada, en el quehacer político a nivel nacional, continental y mundial.

 

El trabajar duro no merece ser criticado, aunque si puede serlo el producto de un trabajo cuando procura difundir ideas dirigidas a convertir las izquierdas, mckándola periódicamente, en una especie de “banquito de picar carne” o de “saquito de echar motas”; y más aun cuando se hace desde un bulevar amoratado.

 

Esto, claro está, no lo pueden entender quienes después de tragarse el cuento del fin de la historia y del entierro del socialismo y comunismo, optaron por auto-freezarse el hemisferio cerebral derecho, que manda sobre el lado izquierdo del cuerpo humano e impide mckar a la derecha, obligando a los discípulos de senador McCarthy a solo usar sus muelas derechas, esta vez para morder al fenecido oro de Moscú.

 

Mi libro, el de referencia, tiene otro título, imposible de ser leído con el hemisferio derecho congelado: “REARMANDO LA UTOPÍA.-Del neoliberalismo global al nuevo socialismo”. Su edición ampliada está a punto de salir en Venezuela, con el compromiso de ser pagada con su venta y las ganancias destinadas al quehacer revolucionario de estos tiempos.

 

19-06-2013, Santo Domingo RD

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.