No basta con indignarse: ¡es preciso cambiar el Sistema!

1017233_394895643960960_1108034778_nPosición del Partido Comunista Brasileño

El PCB (Partido Comunista Brasileño) saluda y se une de forma militante al vigoroso movimiento surgido a partir de una manifestación en São Paulo contra el aumento de las tarifas de los autobuses urbanos.
La estúpida violencia policial contra los manifestantes, se repite en Río de Janeiro, Porto Alegre, Brasilia, Belo Horizonte y en cada vez más ciudades brasileñas, independientemente del partido político del Gobernador o del Alcalde. En defensa de la institucionalidad burguesa, no hay represión más o menos “democrática”.
Reparemos en que esta violencia es exactamente la misma en todos los países capitalistas donde los pueblos se levantan contra los recortes de derechos y la fascistización del Estado, necesaria para garantizarlos. Los mismos uniformes de gladiadores, las mismas armas cínicamente llamadas “no letales”: balas de goma, gases pimienta y lacrimógenos.
En Brasil, la creciente fascistización del Estado tiene que ver con la opción del gobierno de evitar la crisis del capitalismo con más capitalismo. Es precisa mucha represión para profundizar la privatización de nuestro petróleo, de los puertos, aeropuertos, carreteras, para expulsar a los indios de sus tierras, “flexibilizar” derechos, adoptar un Código Forestal para el agronegocio, aliviar y favorecer al capital.
En nuestro país, la explosión popular tardó en aparecer, en función de las ilusiones sembradas en 10 años de un gobierno que se dice de “izquierda”, pero cuya principal preocupación es apalancar el capitalismo brasileño.
Aquí, la fascistización del Estado se acentúo para que el país acoja “en paz” al nuevo Papa y los megaeventos (Copa Confederaciones y Mundial, Juegos Olímpicos).
Es evidente que el aumento de las tarifas fue sólo una chispa para un movimiento que tiende a crecer y que tiene raíces en una insastisfacción sistémica. Tuvo el mismo efecto catalizador que los árboles de la plaza Taksim, en Turquía. Pero en la raíz de la indignación está el desmantelamiento de la salud y la educación, las privatizaciones, la brutalidad policial, la corrupción, la injusta distribución de la renta, la inflación, la precarización del trabajo, la falta de perspectivas para la mayoría de los jóvenes y, sobre todo, el sentimiento de traición del gobierno y la farsa de la democracia burguesa.
No fue gratuita la pitada a la Presidenta en la inauguración de la Copa Confederaciones y la aparición de una nueva y vigorosa bandera para las manifestaciones. Tratándose el fútbol de un deporte muy popular en Brasil, se hace más evidente la vocación capitalista de este gobierno, que promueve, a través de un Ministro de Deportes que se dice “comunista”, la privatización de los estadios y de la propia selección brasileña (patrocinada por una banco y una fábrica de bebidas) y la elitización del acceso a los estadios, haciendo del fútbol una mercancía de lujo.
Pero es importante llamar la atención sobre las raíces de los problemas que nos llevan a la indignación y no sólo a las causas. Cuanto más capitalismo, más injusticia, más exclusión. El centro de la lucha tiene que ser contra el sistema capitalista y por una sociedad socialista.
17 de junio de 2013


PARTIDO  COMUNISTA  BRASILEIRO  –  PCB

Fundado 25 de Março de 1922
 
Veja nossa Página




PARTIDO  COMUNISTA  BRASILEIRO  –  PCB

Fundado 25 de Março de 1922
 
Veja nossa Página
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.